Samsung nos sorprende de nuevo!

La marca acaba de “okupar” el edificio más alto en el distrito de Sokol de la ciudad de Moscú generando “atractivo” para los locales, para sus visitantes o futuros visitantes (y para los ausentes mientras no podamos ir lo veremos en formato digital:). Interesante ejemplo por su notoriedad así como por su capacidad de intervención pública de forma que une marca a espacio público para generar sinergias en el marketing de ambos.

Podría quedarse en una acción de exterior más, con vocación online y muy notoria eso sí, pero si la unimos a otras señales o procesamos la capacidad de unir vínculos débiles como dice refiere Daniel Solana en su último libro «Desorden» puede que transcienda un poco más allá.

Por qué no linkarlo con esta acción que dos artistas urbanos han realizado en la ciudad de Philadelphia?

arte-philadelphia-JoeBoruchow-nethunting-00

Joe Boruchow y NDA se adueñaron del espacio publicitario de las paradas del bus y lo reemplazaron con su propio arte, en colaboración con Hellbent , un artista urbano con sede en Brooklyn que está planeando un proyecto similar pronto. Evidentemente su visibilidad también es socio-virtual a través del escaparate fotográfico actual, el perfil de @JoeBoruchow en Instagram y su hashtag  #yeahwegotkeysforthat se convierte en su particular museo.

Propagandístico o subersivo, está claro que el espacio urbano se han convertido en canvas artísticas o publicitarias de gran visibilidad social, es el entorno físico que nos rodea y conforme más habitantes viven en las ciudades, y estás más se posicionan como productos de consumo, mayor relevancia cobra nuestro entorno local (con visibilidad global) como parte de nuestro consumo.

No es de extrañar que de nuevo estos artistas del s.XXI perciban el hecho y se conviertan en hackers urbanos, ellos reconcocen antes que nadie los «touchpoints«. Capaces de intervenir los espacios con mayor o menos activismo social, o simplemente con afán estético, pero siempre con un poso de reclamo al derecho que el ciudadano está activando por sus espacios, sobretodo y más cuando observan como estos si pasan a tener dobles usos cuando hay pagos o transacciones por enmedio, como en el caso de Samsung y muchos más que tenemos registrados.

Por tanto, más allá de la evidencia de la importancia que cobra el espacio urbano que nos rodea se abre cuestiones más éticas que forman parte del marco legal, que quizás deba cambiar, por qué la diferencia entre el arte (sea o no activismo social) y la publicidad es solo es cuestión de legalidad o también de dinero?…

… cada uno para pensar, en cualquier caso auguro grandes iniciativas de todo tipo para nuestro entorno, de nuevo prueba que el entorno físico cobra valor gracias a la capa digital.

Y para acabarlo de completar como siempre desde el objetivo del análisis más  holístico del entorno y los cambios que persigue nethunting recomiendo releer «punkies 2.0«, y ver como la clase creativa, arte y artistas, viven y se expresan en esta sociedad cambiante, porque nuestro entorno, el ON y el OFF, son sus canvas.

Y para ejemplo el movimiento Acción Poética, que aunque toma muros físicos, se conoce ahora mucho más en nuestra era digital gracias a nuestro querido instagram:)