El futuro de los “crafters” “handmade” o los “customs” pasa por capa de la tecnología tal como ya anunciamos con el enunciado “makers” en aquellas Tendencias de por aquel 2014.

Tanto a nivel de data para personalizar productos como a nivel de herramientas para trabajar la fabricación “quasi artesanal” o las “mass customización” la tecnología hoy y de nuevo se erige como protagonista y mediadora de la tendencia.

Ejemplo cercano, y entre otros,  es este reciente de Adidas FutureCraft:

Empezarán con 5.000 ejemplares pero el objetivo es llegar a las 100.000 en 2018, con vistas a mejorar la tecnología, que llega de la mano de Carbon, una novedosa compañía de impresión en 3D financiada por Google.

Un paso adelante en el futuro de la mass-customización vía 3Dprint, que surge de la combinación de tecnología y las leyes del mercado y que, como anunció Gerd Manz, responsable del departamento de innovación de adidas llegará a su oportuno momento: “Individualization will come, but you’ve got to learn to walk before you run”.

Además de las posibilidades de personalización así como trabajar pequeñas colecciones sin costes desorbitados, estas innovaciones también resultan ideal para balancear esa locura del equilibrio entre oferta/demanda en la que se ha convertido el mercado de la moda convirtiendo el sector en un terreno insostenible para el planeta.

Los datos muestran que la producción mundial de ropa se duplicó entre 2000 y 2014, gracias a empresas / marcas como Zara y H&M y en la actualidad vivimos una nueva aceleración gracias a otras como ASOS y/o Boohoo, un hecho que repercute de forma considerable en el coste medioambiental global.

Para contrarrestar esta tendencia de mercado generada por la oferta y las necesidades creadas en el consumo, existen proyectos encima de la mesa que permitan luchar y apostar por “la larga duración” de las prendas. Desde la reparación y reciclaje como es el caso de la propuesta que Patagonia realiza en sus talleres, hasta los materiales más duraderos como Tom Cridland, un diseñador británico ropa masculina cuyo objetivo es crear prendas destinadas a durar mínimos tres décadas (The 30 Year Sweatshirt) gracias a trabajar costuras más fuertes y tratamientos especiales para prevenir el deterioro.

sustainablefashion_tendencias_nethunting

Y, entre otras, las posibilidades del control de producción que surgen de “experimentos” innovadores como este que adidas encabeza con la tendencia Future Craft. De la automatización del trabajo a la impresión 3d con posibilidades mainstream.

Queda ver cómo el mercado acoge estas innovaciones mezclándolo con tendencias sociales y de concienciación para ver como se regula todas estas nuevas propuestas que ofrece un escenario “fashionista” mucho más consciente con armarios más flexibles y duraderos.