Siguiendo con la transformación digital en el sector de la MODA, en la que trabajamos TENDENCIAS ESTRATEGICAS, y teniendo en cuenta que ahora estamos inmersos en otro sector como es EDUCACIÓN Y TRABAJO (como colaboradores de EAE para identificarles cuáles son sus Estratégicas) este post pone en relevancia que el valor diferencial aportado (y el válido hoy) reside no solo en “separar paja del polvo” sino en saber cruzar muchos datos con “intuición trabajada” para ser estratégicos desde el inicio.

Saltando entre sectores y conceptos, de la moda a la tecnología y de la inteligencia artificial a la automatización y pasando por las relaciones y tensiones robot y humano, podemos decir que una de las competencias y/o desarrollos profesionales que, dentro de las tendencias del sector trabajo, tendrá mayor demanda es las que hemos llamado: DATA CREATIVE y DATA INFLUENCER.

Ahora hace algo más de un año que ya dedicamos un post al Diseño del futuro, poniendo enfásis en la necesidad de trabajar habilidades “tecno-emocionales” : “El futuro pasa por contemplar componentes emocionales y un camino que se compone de la colaboración de un tejido de profesionales multidisciplinares, capaces de no solo entender y aplicar sino también proyectar hacia donde avanza esa nueva realidad, y sobretodo con capacidad de interiorizar y mezclar la ecuación Tecnología + Humanidad.”

Traído a ejemplo protagonistas de la actualidad presentes en el festival del referencia, SXSW 2018, encontramos casos como el testimonio de la diseñadora de modas Gretchen Jones. En la lucha por intentar dar respuesta a estos datos masivos Gretchen sintió que su papel como diseñadora evolucionaba hacia actitudes más “defensivas” que proactivas  y anulaba su creatividad. Algo que os sonará a muchos y que, en su caso se reflejaba en situaciones que mientras los datos mostraban unos gustos del mercado, su “intuición” la enfocaba hacia otro sentido. Por ello, se planteó entender la Inteligencia Artificial, y en la Universidad de Artes de Londres investigó profundizando en el papel de los datos en el negocio de la moda descubriendo que el análisis de datos puede ser valioso para potenciar el proceso creativo,  si el lado empresarial invita al lado creativo a participar y sin abandonar la intuición.

Nace un Data Creative que se tiene que permeabilizar y potenciar entre todo tipo de profesionales y equipos, pero sobretodo los de áreas de diseño, marketing o dirección, que hoy se sienten más en esa posición “defensiva” frente a los datos que en la “proactiva” y necesitan formación y comprensión de la IA y el tratamiento de Datos para equilibrar su “intuición” (habilidad que se demandara cada día más) con los datos obtenidos.

IA_nethunting_tendencias_bots_lilmiquela_02

En el apartado de Data Influencer apareció el tema que estos días llena páginas relacionado con el desarrollo de bots, que mediante inteligencia artificial, consiguen engrosar la Maquinaria de “followers” y por tanto florecer la economía de la Influencia. Una realidad polémica, pero que ofrece ejemplos donde la “humanización” aporta valor como el más conocido caso del “influencer” artificial de moda @lilmiquela (que tiene 740,000 seguidores de Instagram) y creciendo.

En un mundo de algoritmos cada día se valora más la capacidad de proceder con ellos, un/a “guía de ruta creativo” que, en este mundo de los datos, nos permita no solo entenderlos que hasta ahí ya se llega, sino sacarle mayor provecho “dios mediante” ( que se diría)  las habilidades humanas 🙂 (empatía e intuición) así como humanizarlo. Otro punto al que podría dedicarle, mas que un post, una sesión completa 😉