La tecnología predictiva cada vez será una de esos “cotidianos” en nuestra vida, en forma de objetos y gadgets, y a través de data acumulada, que fabrican y proyectan escenarios de futuro. Y no hay mejor ejemplo de instalación en nuestra cotidianeidad que este: Future Self Mirror.

Un espejo que mediante nuestros registros de autoimagen, vía realidad aumentada y tracking digital de datos, es capaz de predecir nuestro futuro en cuestiones de salud.

Este prototipo colecciona datos de tu ejercicio físico, salud y dieta para predecir lo que va a sucederte en los próximos meses o años: espejito espejito por fin eres una realidad:)

En el video comprobamos como se pueden visualizar tus órganos internos a partir de la realidad aumentada como parte del proyecto.

Y el espejo se posiciona como metáfora y espacio de la autoreflexión. Junto con el tracking de los datos depositados, cuyo resultado tiene el objetivo de ayudarnos a tomar mejores decisiones con respecto a nuestros hábitos (dietas, posturas, deporte, estrés, adicciones…) más saludables, una autoimagen que acelera el tiempo para ver como será mi yo futuro mirando mi interior actual.

Y por otro lado, otro tipo de espejo:) el famoso “selfie” que, entre tanto ir, venir y devenir de temas relacionados con este nueva realidad digital, entre ellos la privacidad, el abuso de la exposición o la moda de los selfies, siempre hay alguien que sabe escuchar al cliente (al consumidor) y sumarse al carro de sus nuevos comportamientos, sus nuevas tendencias:)

Y ahí esta esa señal, la ingeniosa idea que esta testeando Master Card! La compañia de servicios financieros está experimentando con el uso de la tecnología de reconocimiento facial para autorizar los pagos: el selfie de seguridad.

MASTERCARD--selfie-00-nethunting

Y si queda duda del poder de la imagen y el slangnet mirar una de las ultimas campañas de Mc Donalds 🙂 para muestra un botón de la emojificación 😉

macdonalds-emoji-00-nethunting

Avanzamos a un mundo donde la imagen cobra el poder y relevancia social y personal antes casi impensables, desde los emojis o redes como instagram o youtube que nos abren camino a ese “slangnet“, hasta la autoimagen como proyección y autoanálisis personal!